Nota

Universidad Nacional de Córdoba - Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

03 de Enero de 2022 | 7 ′ 42 ′′

La diversidad de plantas en los techos verdes favorece la variedad de insectos benéficos

Un estudio indagó qué características deberían tener estas “islas verdes” para ser más eficientes y promover la proliferación de artrópodos beneficiosos. Estos invertebrados brindan una serie de servicios ecosistémicos fundamentales, como la polinización, el control de plagas, la descomposición y la estabilización del sustrato. El equipo de investigación analizó treinta techos verdes, donde hallaron 116 especies de plantas y capturaron más de doce mil insectos y otros artrópodos.

Las cubiertas verdes urbanas, popularmente conocidas como “techos verdes”, ofrecen numerosos beneficios ambientales: son fuentes de preservación de flora, aumentan la eficiencia energética de los edificios, retienen el agua de lluvia, y reducen la contaminación del aire y el “efecto isla de calor”.

Por esas razones, representan una posible solución para cumplir con los objetivos de desarrollo urbano sostenible frente al cambio climático y la disminución de las áreas con vegetación en las ciudades. De hecho, en 2019, la Municipalidad de Córdoba reglamentó la ordenanza 12548, que incorporó este tipo de techos al Código de Edificación vigente como punto inicial del Programa Integral de Desarrollo Sostenible.

Mucho se sabe acerca de los efectos benéficos de estas superficies, pero poco acerca de las características que deberían tener para ser más eficientes en relación a su rol como hábitat para especies de plantas y animales.

Para cubrir esa carencia, un equipo de investigación del Instituto de Biología Vegetal (IMBIV – UNC/Conicet) analizó la influencia que tienen sobre la abundancia, la diversidad de especies y la identidad de especies de artrópodos distintas características de los techos verdes: cobertura vegetal, riqueza de especies de plantas, edad, profundidad del sustrato, extensión del área y su aislamiento (tanto en términos de altura, como en cuanto a cantidad de espacios verdes alrededor del techo).

Para indagar esas variables, seleccionaron treinta techos verdes de la ciudad de Córdoba y el Gran Córdoba. En promedio, tenían una superficie de 58,3 m2, una altura de 3,75 metros y eran relativamente nuevos (entre dos y tres años). En general, eran autosuficientes, con vegetación espontánea, sustrato poco profundo (5 a 20 cm), y de bajo mantenimiento.

El relevamiento de esos espacios permitió identificar 116 especies de plantas, tanto nativas como exóticas, agrupadas en 26 familias taxonómicas.

Por otra parte, para reconocer la variedad de insectos y otros artrópodos, en 2017 –entre febrero y marzo, los meses de mayor actividad de estos invertebrados en la región–, colocaron trampas en cada techo. Lograron capturar 12.942 individuos, agrupados en 506 especies diferentes, que luego fueron clasificados en herbívoros, depredadores, omnívoros, micófagos, detritívoros, hematófagos, parasitoides y polinizadores.

La importancia de los insectos

Los artrópodos representan el componente más importante de los ecosistemas terrestres. Son responsables de numerosas funciones y servicios ecosistémicos, como la polinización, el control de plagas, la descomposición y la estabilización del sustrato, según apuntan desde el equipo de trabajo.

“La diversidad y la abundancia de los artrópodos están amenazadas por la urbanización en todo el mundo. Pero estos efectos negativos pueden reducirse instalando nuevos espacios verdes urbanos, como cubiertas verdes”, analiza María Silvina Fenoglio, bióloga e investigadora responsable del proyecto.

La especialista explica que la diversidad, la composición y la abundancia de estos invertebrados en los techos verdes a menudo dependen de las características particulares de las superficies, tales como comunidades de plantas, tipo y profundidad de sustrato, edad, tamaño y aislamiento.

En esa línea, Fenoglio agrega que diferentes estudios han demostrado que la diversidad de especies de plantas y formas de vida puede aumentar la abundancia y la riqueza de artrópodos. Por otro lado, factores como la cobertura vegetal y la profundidad del sustrato también han sido reportados como factores importantes para la riqueza de artrópodos del suelo.

Cómo lograr cubiertas verdes más sustentables

“El estudio comprobó que los techos estuvieron mayormente cubiertos por plantas de crecimiento espontáneo que beneficiaron a los artrópodos. Esto obedece a que están más adaptadas al ambiente y no necesitan tanta gestión y agua de red”, explica Fenoglio a Argentina Investiga. También identificaron que los techos de mayor superficie aumentan la biodiversidad de insectos.

El trabajo demostró que la riqueza vegetal en los techos verdes fue un factor clave para los enemigos naturales de insectos herbívoros. A medida que aumentaba el número de especies de plantas, principalmente de crecimiento espontáneo, también lo hacía la riqueza de parasitoides y la abundancia de depredadores, aliados por naturaleza de las plantas.

Eso coincide con la hipótesis de los enemigos naturales, según la cual los sistemas con una mayor diversidad de plantas son más favorables a los depredadores y parasitoides que los sistemas menos diversos y complejos. Esto obedece a que los primeros ofrecen una mayor abundancia y diversidad de recursos alimentarios y refugios.

“La mayoría de las especies de plantas en nuestros techos verdes crecieron espontáneamente, lo que indica que las comunidades de plantas suelen diferir del diseño original (que generalmente incluye césped) y permitir un cierto grado de naturaleza salvaje en esos espacios que puede ser clave para sustentar artrópodos beneficiosos que brindan servicios ecosistémicos en zonas urbanas”, explica Ezequiel González, integrante del equipo de investigación.

Los techos verdes urbanos pueden ser considerados islas verdes inmersas en la matriz urbana. Por eso, su altura y el aislamiento horizontal (superficie de espacios verdes rodeando el techo) pueden determinar la diversidad de artrópodos a través de cambios en las tasas de inmigración de especies. Los techos rodeados por más verde tuvieron mayor riqueza de parasitoides y mayor abundancia de predadores.

“En nuestro estudio, la altura no afectó a la mayoría de los grupos de insectos. Probablemente se deba a que el techo más alto tenía sólo ocho metros y, por lo tanto, todos podrían ser colonizados por la mayoría de las especies con buena capacidad de dispersión”, afirman desde el grupo de investigación.

Techos “jóvenes”

El trabajo descubrió que los techos verdes más antiguos presentaban menos especies de herbívoros. Esto podría deberse a que, con el tiempo, las comunidades de plantas tienden a estar dominadas por las más tolerantes al estrés y especies de plantas ruderales (de pequeño tamaño, que suelen aparecer en hábitats muy alterados por la acción del ser humano, como bordes de caminos, campos de cultivo abandonados o zonas urbanas), que tienden a ser menos apetecibles a los insectos.

Profundidad del sustrato

Si bien no mostró una gran variabilidad en los techos estudiados, tuvo un efecto negativo sobre la riqueza de parasitoides.

Sobre los alcances del estudio, Fenoglio apunta: “Es el primer estudio en América del Sur que considera múltiples factores de los techos y brinda herramientas y conocimientos clave para el diseño de techos biodiversos para los interesados en el desarrollo y la gestión de esta infraestructura verde en zonas urbanas y semirurales”. En esa línea, González completa: “El propósito es impulsar la vegetación espontánea y la diversidad asociada de organismos, que proporcionan un conjunto diferente de servicios ecosistémicos que los techos más gestionados”.

En la actualidad, el grupo investiga el efecto del origen de la vegetación (nativa/exótica) sobre la diversidad de artrópodos, a través de un proyecto subvencionado por National Geographic.

Andrés Fernández @

Soledad Huespe


NOTAS DESTACADAS
Mi reloj interno: una aplicación para mejorar el sueño
Desarrollan parches para combatir peligrosas bacterias resistentes a los antibióticos
Con la ayuda de un implante cerebral una persona ciega logró ver formas y objetos
El papel que jugaron las vacunas para controlar enfermedades
Una fórmula para hamburguesas veganas con proteínas de alto valor biológico
Una sola ronda con varios mates
NOVEDADES
Son víctimas de la quinta pandemia de cólera los restos humanos hallados en una fosa común del siglo XIX en Córdoba
Ontología crítica del encierro: una obra que aborda la desigualdad desde lo subjetivo
La diversidad de plantas en los techos verdes favorece la variedad de insectos benéficos
Fabricarán snacks de frutas con alto valor nutricional
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
Un sensor electroquímico para la detección de soja transgénica en semillas
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
Arquitectura de la pospandemia

Arquitectura de la pospandemia

Miguel Ángel Vecino, docente e investigador de la UNNOBA, explica las nuevas prioridades para el diseño de espacios compartidos a partir de las ...

NOTAS MÁS LEÍDAS
Diseñan un parche inteligente para curar heridas crónicas
La presencia de microplásticos en líquenes afecta la salud humana y la biodiversidad
Cultura pop: entre la celebración y la resignificación
Diseñan planta recicladora que dará mezcla asfáltica a partir de neumáticos en desuso
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
NOTAS ACADÉMICAS
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad
Un espacio para que la economía vuelva a ser política y social
El panorama a futuro después de la pandemia
Por un big data más igualitario
Estrés académico: un análisis sobre el miedo a rendir exámenes

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados